Un diseño nunca debería de decir “Mírame”.
Debería de decir: “Mira esto”.